EL CENTRO DE APOYO A VICTIMAS DE SERVIDORES PUBLICOS
C.A.V.
Organizacion fundada por un grupo de gente comprometida con la honestidad y transparencia en las relaciones publicas entre el gobierno y la ciudadania

Nuestra mision:
Apoyar a cualquier persona que nos solicite asesoria legal , siempre y cuando haya sido objeto de abuso por parte de cualquier dependencia publica o en su defecto de algun servidor publico de cualquier jerarquia o sector gubernamental.

En nuestro centro de apoyo vemos por los derechos ciudadanos atendiendo denuncias directas de personas envueltas en situaciones en donde se presuma o sea evidente que el ciudadano y/o usuario de algun servicio haya sido transgredidas sus garantias en perjuicio de su persona.

Nuestra organizacion no gubernamental es sostenida con recursos provenientes de donativos personales y aportaciones voluntarias de organizaciones privadas.

si usted desea realizar alguna aportacion puede hacerlo a la cuenta con numero 5688722 de banamex.
o si desea realizar algun donativo en linea pulse la siguiente liga www.c.a.v.org.mx

su cooperacion sera de gran utilidad para que nuestra vision ciudadana se consolide abriendose paso hacia el Mexico del futuro brindando siempre una mejor atencion en la asesoria y resolucion de conflictosa nuestros solicitantes.
Despues de todo, todos en algún momento de nuestra vida requerimos de ayuda de alguna organización que nos respalde en la defensa de nuestros derechos. Esa es la mas alta pretensión de nuestra ONG. Misma que, con el paso del tiempo y la experiencia que al traves de los diferentes casos que se presenten iremos adquiriendo, tratará de ir mejorando dia con dia hasta conseguir el mas alto nivel previsto en nuestros objetivos organizacionales. Teniendo siempre muy clara la meta de no discriminar a nadie y ayudar a todos por igual, sin distinción de raza, credo, filiacion política y demás aspectos de aquellos que soliciten nuestra ayuda.
video
Lo anterior es con el fin de aumentar la conciencia en el ciudadano común respecto al respeto que toda dependencia y empleados gubernamentales le deben a cualquier ciudadano. Esto se deriva de que todos, por igual, colaboramos a la manutención del inmenso aparato burocrático mediante el pago de impuestos. En consecuencia, es nuestro deber hacer notar que lo de “servidores públicos” es real, no merecemos que se nos trate como ciudadanos de tercera o de quinta categoría. Lo anterior solo se conseguirá mediante una actitud ciudadana de "auditores" de nuestras autoridades, demandándoles el cumplimiento cabal de sus funciones, para eso los elegimos, dentro de las pocas opciones que se nos presentan para ello.